The Witcher 3 y la búsqueda de tu propio camino

– Por: J. S. Rodríguez –

En el videojuego “The Witcher 3: Wild Hunt”, eres Geralt de Rivia, un brujo marginado en una sociedad herida por el hambre y la guerra. El mundo que te rodea está abarrotado de hostilidades y el ser humano supone una pequeña parte de los enemigos mortales. Figuras extrañas se esconden entre las malezas de árboles y pantanos fangosos, observando, con odio y miedo, cómo tu propio camino te acerca a una isla abandonada en donde habita el espectro solitario de una joven que sufrió un trágico destino.

Viviendo como un brujo, estás acostumbrado a lidiar con este tipo de misiones, pero el día a día te ha demostrado que nunca estás preparado para tomar la decisión correcta. La infinita, extensa y deshabitada senda te ha revelado las luces y sombras de un mundo salvaje, lleno de grises, en el que las soluciones correctas no existen. Has actuado de la mejor manera posible en base a tus experiencias pasadas y, aun así, tu decisión casi nunca ha sido acertada. Al final, lo que has obtenido, después de tanto esfuerzo, es una sensación de desamparo ante una realidad demasiado grande. Una realidad que escapa al control que intentas imponer con tus meditadas y profundas decisiones.

El camino de Geralt es conducido por tus decisiones en un inmenso mundo abierto. Un viaje de más de 150 horas en el que, un día cualquiera, acompañado por tu yegua Sardinilla (Płotka), puedes llegar, dirigido por tus propias decisiones, a una isla ausente de bípedos con capacidad de razonamiento. Bestias sedientas de sangre campan a sus anchas cerca de la única fortificación humana que se erige en el centro del lugar. Tras un par de enfrentamientos con bestias horrendas, en los que has utilizado tus mejores técnicas de esgrima y Señales (hechizos) , limpias tu espada de plata, la envainas y accedes al gigante edificio de madera que preside la solitaria isla.

La tibia y triste luz del cielo en Velen va desapareciendo cuanto más profundizas en aquella apestosa torre infestada de ratas. Tus sentidos de brujo te avisan de que algo no va bien en aquel oscuro sitio y tu sentido común, después de tantos contratos, sabe que algo va a suceder. No estás sólo. Una presencia te está observando en la sombras de la estancia. Tu propia mente conecta que esa presencia debe estar relacionada con el abandono que ha sufrido toda la isla. Un abandono provocado por una maldición.

En el último piso del gran edificio de madera descubres la causa de todo. En él habita el espectro inmortal de una joven que fue devorada por aquellas ratas que extendieron la maldición a toda la isla y provocaron el abandono de la misma. Es hora de actuar. El mundo de The Witcher 3 te ofrece la posibilidad de escoger entre distintas opciones que marcarán el rumbo de la historia y señalarán la dirección de tu propio camino.

A pesar del miedo y la desconfianza que te provoca, el espectro te pide ayuda para que lo liberes de la maldición ¿Ayudarás al espectro de la mujer para romper su maldición? O por el contrario ¿Combatirás con tu espada para poner fin, de manera rápida, a aquella locura?

¿Qué camino eliges?

En un momento crucial en el que debes elegir tu propio camino, tal vez tu experiencia como brujo te aconseje en base a circunstancias similares que hallas vivido.

Ayudar al espectro podría provocar un efecto benevolente en ella y  no despertar su furia, provocando que todo saliera bien. Aunque, en el peor de lo casos, podría desencadenar la maldición y se extendería por otras zonas pobladas.

Por otro lado, acabar con el espectro podría impedir el posible sufrimiento de muchas personas. Pero no ayuda descubrir que la joven no tiene la culpa de haberse convertido en un espectro. La maldición es el resultado de que la mujer bebiera una poción para evitar ser violada y asesinada por unos indeseables. Merece descansar en paz y no morir por el filo de tu plata.

¿Qué hacer, aquí y ahora? ¿Atacar o ayudar? No sabes cómo va a reaccionar el espectro de la joven y nadie te va a decir cuál es la decisión correcta para alcanzar el mayor beneficio para todos.

Sólo quedáis tú y tu decisión. Si fallas, muchos inocentes sufrirán las consecuencias.

¿Qué vas a hacer?

¡¿Cómo es posible que matar al enemigo del videojuego no sea, de manera automática, la decisión correcta?!

Pues he de decirte que, como en la vida real, en este videojuego no existe la decisión correcta. Todas las respuestas que tomes en The Witcher 3 te harán sentir que no estás actuando bien. Nunca estarás 100% seguro de que el camino escogido sea el adecuado. Pero, como en la vida real, no tendrás otro remedio que seguir adelante, cargando con tus errores y en búsqueda de tu propio camino, dirigido por tus propias decisiones.

Esa es la maravillosa esencia moral de The Witcher 3: Wild Hunt.

Un videojuego del que disfrutarás como si de una compleja obra literaria o cinematográfica se tratara. Un videojuego en el que se difumina la tradicional meta de las plataformas, en las que solo importa ganar o perder.

En The Witcher 3, lo más importante es disfrutar del camino construido por tus propios pasos.

Esta obra (porque sí, es imposible negar que es una magnífica obra de arte) te dará la posibilidad de construir tu propio camino a través de un mapa totalmente abierto, en el que podrás dirigirte a donde más te apetezca, siempre acompañado por una trama principal y una infinidad de decisiones a considerar. Este modo de juego, junto a una ambientación, una banda sonora y un trasfondo totalmente absorbente, te introducirá de lleno en el mundo de Geralt de Rivia.

El punto culmen de esta obra, en mi opinión personal (por si no lo habías notado hasta ahora), reside en su narrativa adaptada al mundo abierto, que enlaza con una trama principal que puede realizarse, mediante tus decisiones, a través de caminos muy distintos, además de otorgar tramas secundarias con casi la misma complejidad y riqueza que la trama principal.

Esta magnífica historia se estructura y adapta a las decisiones que vayas tomando en el resto de misiones realizadas, por lo que el mundo de The Witcher 3 resulta orgánico y cambiante según vayamos tomando decisiones y avanzando en la historia, lo que nos ofrece, como resultado final, una experiencia muy distintas a cada jugador, con una sensación de riqueza natural en constante cambio.  

El poder de su narrativa compleja y adulta, sumado a una correcta recreación de la gran mayoría de elementos del juego para simular un mundo totalmente real, toca techo cuando llega la hora de tomar decisiones.

Como hemos visto anteriormente, estas decisiones no se limitan a responder “sí o no”. Son decisiones que requieren algo más de visión en base a unas posibles causas-consecuencias de tus actos, interactuando con la infinidad de gamas emocionales que, de manera meritoria, han construido los desarrolladores en los cientos de personajes del juego.

Con todo esto, llegamos al punto más importante que creo que The Witcher 3 puede aportar al jugador, y es que el videojuego nos hace tomar decisiones de las que obtenemos resultados descorazonadores y nada deseados. Resultados que nos dejan con una profunda sensación de vacío, haciéndonos sentir que nuestras decisiones nos hacen culpables de lo malo que sucede en la vida de los personajes, cuando, según avanzas en la historia, te vas dando cuenta de que, elijas la decisión que elijas, siempre saldrá alguien perjudicado.

En cualquier momento, todo, aboslutamente todo, se puede ir a la mierda.

Este modo de juego tiene el gran poder de aportarnos interesantes aprendizajes para la vida real, pues todas las decisiones que tomes, no son como en las tradicionales historias que vemos en el cine o en los libros, en las que elegir entre dos opciones supone alcanzar el bien o el mal, sin grises. En The Witcher 3, nunca habrá una línea clara entre el bien y el mal, encontrándonos una realidad parcialmente dependiente de nuestras decisiones, ya que todo acto tendrá consecuencias que no serán del todo controladas por nosotros, al igual que sucede en nuestra realidad, en la que se siempre existirán una serie de factores externos como el entorno que nos rodee, el tipo de persona con la que nos relacionemos o la imposibilidad de controlar la impredecible aleatoriedad de sucesos que tenemos en la realidad.

Hace ya 6 años desde que salió a la venta The Witcher 3, y desde entonces ha recibido miles de análisis en todo el mundo, pero no quería que cayera en el olvido lo que para mí fue uno de los aspectos más importantes de este capítulo de la saga, y es que jugar a The Witcher 3, no sólo significa disfrutar de todo lo anteriormente mencionado (batallas impresionantes, visualmente sobrecogedor, historias inmejorables, etc.), sino que jugar a The Witcher 3 nos aporta el que podamos abstraer un mensaje de esperanza bañado en un mundo dramático, duro e incluso estoico, mientras realizas tu propio camino, en el que se deja claro que en la vida, da igual la decisión que tomes, en cualquier momento, todo, absolutamente todo, se puede ir a la mierda.

La historia de The Witcher 3 te acaba mostrando que la búsqueda de tu propio camino te va a llevar, irremediablemente, al final de él. Por ello te muestra que debes vivir lo mejor que puedas y luchar para sobrevivir en un mundo injusto, hostil, salvaje y mortal, y que cuando no estés luchando o ganándote la vida, debes cuidar y disfrutar lo máximo posible de aquellos a quienes amas, de aquellos con los que eres realmente feliz y por los que merece la pena vivir, de aquellos que hacen que todo lo malo que pueda suceder resulte menos doloroso.

En nuestro propio camino, The Witcher 3 nos enseña que debemos intentar ser felices con lo poco que tenemos mientras podamos, porque en un mundo terrible, cuando menos lo esperemos, todo se acabará, y los pequeños momentos en el camino hacia el final del juego, son los que harán que, vivir, merezca la pena.

P.D.: Si has jugado a The Witcher 3 y has sacado otras conclusiones interesante en tu propio camino, te estaremos agradecidos de que lo compartas con nosotros en los comentarios 😊.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s