EL CASO RUBIUS Y ANDORRA: Medios tradicionales VS. Creadores de contenido

– Por: J. S. Rodríguez

Hace unas semanas, el famoso Youtuber “El Rubius” (Rubén Doblas), comunicaba relajadamente en su streaming, que abandonaba la capital española para vivir más cerca de sus amigos. La mecha se prendió cuando las población española escuchó que el nuevo lugar de residencia del Youtuber más famoso del país sería el Principado de Andorra.

“Pagar menos impuestos es un plus, obviamente”: fueron las palabras de Rubén que desatarían el debate en todo el país.

Evitando pensar que, si Rubius hubiera utilizado una manera diferente para decir lo mismo, hubiera provocado o no, el mismo debate, la bola de nieve había comenzado a rodar por toda España, alcanzando proporciones desorbitadas.

Los medios tradicionales comenzaron a hacerse eco de la noticia. El periódico más vendido en España situaba la noticia en su portada. Los programas televisivos que suelen rellenar horas en la parrilla mediante debates de actualidad, empezaban a crispar el ambiente. Y, por supuesto, las redes sociales ardían en odio o apoyo hacia Rubius.

El debate por la huida de capitales en dirección Andorra no es algo nuevo en nuestro país, y por supuesto, tampoco en redes sociales, pero había llegado a los medios tradicionales en el momento exacto en el que, tal vez cansados del monotemático coronavirus o del radicalismo político en el que está España, habían decido atacar a su rival número uno en el mundo de la comunicación: Los Creadores de Contenido. Para ello, planeada o no la estrategia, se pudieron apreciar una serie de sucesos conflictivos que llevarían a los medios tradicionales a verse en evidencia ante los Youtubers.

Pero para empezar, situémonos en la historia de los últimos años:

Muchos han sido los criticados por irse al país vecino, pero pocos han recibido el nivel vapuleo recibido por Rubius en las últimas semanas. “elRubiusOMG” es la figura más importante de YouTube España con casi 40 millones de seguidores en la plataforma, siendo el foco de las miradas desde los años 2014-2015, y activo en la plataforma desde 2011 (o antes desde su antiguo canal “ElRubius” hoy conocido como “Rubius Z”).  

Año tras años, Rubén ha ido sumando seguidores en todas sus plataformas gracias a un carisma innato: entretenido, simpático, desenfadado, juvenil… Sus videoblogs y gameplays le han llevado a recibir billones de visitas, siendo el paradigma de cómo los años 2010-2020 han cambiado la manera en la que la sociedad se relaciona con el mundo de las comunicaciones.

Esta situación provocó un gran recelo en los medios de comunicación tradicionales, que veían cómo estos nuevos comunicadores eran capaces de generar mayores audiencias a raíz de jugar a videojuegos, hacer humor, enseñar sobre maquillaje o simplemente contar su vida, tan solo con un ordenador, una cámara y un micrófono, muy lejos de las grandes estructuras empresariales de los medios tradicionales.

Las grandes entidades sabían que su influencia en la juventud iba menguando por días. Incluso parte de la población adulta empezaba a utilizar con mayor frecuencia las nuevos plataformas de comunicación para entretenerse o informarse. El modelo de negocio de los medios tradicionales corre más peligro cada día.

¿Qué hacer para combatir esta situación? Los medios tradicionales, mirando a los youtubers por encima del hombro, se dedicaron a ridiculizarlos de las maneras más variopintas posibles, haciendo pensar a los adultos, que estos nuevos comunicadores eran un referente nefasto para la sociedad, ya que “estaban todo el día jugando a la consola, sin hacer nada”.

Pero la estrategia salió de aquella manera. La carga de odio que los medios tradicionales proyectaban hacia los nuevos creadores en torno a estereotipos mal ensamblados, junto al crecimiento ilimitado de los nuevos creadores en contenidos especializados de infinitas áreas, provocaría el continuo transvase de audiencias del medio tradicional a las nuevas plataformas, por lo que optarían por intentar entender, copiar y aplicar desesperadamente las estrategias de los creadores de contenidos y poder sobrevivir en la encarnizada batalla por la audiencia.

DEMONIZAR AL REFERENTE ESPAÑOL DE YOUTUBE.

El primer paso que se tomó por parte de los medios tradicionales para recuperar el poder de antaño fue hacer lo que mejor saben hacer: generar odio contra su enemigo. El mejor objetivo de ese ataque sería El Rubius, desprestigiado hasta la saciedad, pues siempre ha sido el referente Youtuber a quien han visto como el mayor enemigo, debido a al alto nivel audiencias que mueve.

Teniendo un objetivo fijado, solo quedaba esperar un motivo para empezar el ataque, y que por supuesto llegaría: el cambio de residencia del Youtuber, y por ende, la tributación de impuestos en otro país.

A partir de aquello… portadas de periódicos, debates, tertulias, tweets, conflictos, odio… Mucho odio.

El Rubius, una persona que la gran mayoría de veces ha huido de la polémica, se mantuvo en distante ante los ataques recibidos. Todo el que ha visto más de una vez a Rubén en sus vídeos lo describen como una persona que no quiere conflictos, que solo buscar ser feliz haciendo lo que hace: entretener y divertir. Por ello, se mantuvo en silencio, evitando un debate que seguramente no sería bueno para su psique.

Mientras tanto, los medios tradicionales seguían empecinados en desprestigiar al Youtuber por sus actos frente a la fiscalidad. Argumentos de todo tipo. Algunos muy comprensibles y acertados en torno a la solidaridad fiscal que posibilita que un país pueda funcionar mediante sanidad, educación, ayudas económicas, etc.

Pero otros argumentos, siendo la gran mayoría, muy desacertados, faltando el respeto al Youtuber y todo lo que rodea a ese mundo, en busca del click rápido para incrementar sus audiencias, o con simples ataques tintados de odio hacia una persona que va en contra de sus ideologías:

 “Ladrón”, “Rata”, “Antipatriota”…

DIVIDIR AL ENEMIGO: IBAI VS RUBIUS.

Ante esta situación, nadie se iba a quedar callado en las redes sociales. Los internautas y creadores de contenido también decidieron aportar su opinión sobre el tema. Lucha ideológica de todos los colores, e incluso conflictos personalmente internos al no saber cómo encajar en la ideología asentada de la propia persona el tema de la evasión fiscal o la libertad de residencia.

Los medios tradicionales se frotaban las manos. Día sí y día también, publicaban, una y otra vez, la misma noticia de El Rubius, engrosando así sus visitas y poder tener mejores registros al final del mes.

Había llegado el momento de posicionarse ideológicamente, pero discutir contra los nuevos comunicadores no era su estilo, por lo que había que promover la lucha entre ellos. Fue el momento en el que se sacó a la luz un antiguo video del que podría ser el más famoso creador de contenido del último año: Ibai Llanos, muy apreciado por la gran mayoría de las personas en las redes sociales.

En el video, Ibai argumentaba en contra de irse a vivir a Andorra, provocando una viralización que los medios tradicionales orientarían deliberadamente a una “guerra” entre el Youtuber bueno y el Youtuber malo. Dejando que cada persona situara como bueno o malo al que consideran más afín a su balanza ideológica.

Al final, los dos Youtubers de referencia supieron manejar el conflicto, intentando no dar más contenido al tema, y que no salieran beneficiadas todas las personas que fomentaran el odio hacia sus personas.

APROVECHARSE DEL FEEDBACK RECIBIDO.

A pesar de todo, lo medios tradicionales no lo iban a dejar ahí. La situación era sencilla: publicar una y otra vez el tema de Andorra en todos lados provocaría a los Youtubers para entrar todos los días a trapo ante la misma noticia. La retroalimentación era mutua. Los medios tradicionales sabían que habían tocado un tema importante en su enemigo del terreno de la comunicación, y por ello estaban ganando mayores visitas de gente joven que curioseaban los medios tradicionales para conocer más de la polémica.

Los dos Youtuber de referencia no tocaban el tema, pero el resto no lo soltaban (medios tradicionales y creadores de contenido). Era una fuente de alimentación digna para varias semanas. Pero cada uno lo enfrentaba con diferentes motivos y distintas formas. Ambos buscaban aumentar sus visitas, pero los medios tradicionales buscaban dejar en evidencia a sus rivales Youtubers y así ganarles terreno en la comunicación. En el lado de creadores de contenido, muchos aprovecharon igualmente para fomentar el odio y sacar rédito personal, pero una gran mayoría de creadores pugnaban por tener un verdadero debate que pudiera ayudar a la sociedad y no solo aumentar sus visitas.

SITUARSE COMO “LOS BUENOS DE LA HISTORIA”. INVITAR A SU TERRENO A LOS CREADORES DE CONTENIDO PARA DEBATIR EL TEMA Y GANAR AUDIENCIAS.

La estrategia para conseguir audiencias por parte de los medios tradicionales surtió efecto. ¿Pero a qué precio? ¿Estaban relacionándose con el mundo de YouTube de la manera adecuada? ¿A dónde podría llevar esa manera de haber afrontado el problema?

Numerosos programas de tertulia informativa decidieron dar voz a los Youtubers, conectado en directo con ellos para debatir sobre el tema Rubius, Andorra e Impuestos. El caballo de Troya de los Youtubers había comenzado.

Durante varios días, las televisiones criticaban a los Youtubers andorranos como insolidarios o por todo lo contrario, tiñendo constantemente la situación con los colores políticos de España. En este contexto, las críticas realizadas por los medios tradicionales a los Youtubers no fueron muy halagadoras.

Una serie de Creadores de Contenido con un alto nivel de carisma, argumentos sólidos y buena labia, expusieron en las redes, que los ataques recibidos por parte de los medios tradicionales eran injustos, no por sólo por lo argumentos, sino por las formas de enfrentarse a su enemigo en el mundo de la comunicación.

Los medios tradicionales solían cortar sus argumentos con pasos a publicidad, ninguneando a los creadores, bloqueándoles los vídeos en los que aparecían pequeñas piezas del programa emitido, y de manera más grave, no buscando debatir con los Youtubers, sino dejándolos en ridículo ante la audiencia, tratando sus argumentos como algo dicho por personas sin criterio y negándose a intentar comprender las ideas expuestas por los creadores de contenido.

¿CAMBIO DE PARADIGMA?

Los creadores de contenido defendieron sus ideas políticas y comunicativas con un nivel de apoyo muy alto entre sus seguidores. La cercanía que tienen hacia sus audiencias ha provocado un mayor entendimiento de distintos puntos ideológicos, y por ende un mayor distanciamiento al pensamiento corporativo de los medios tradicionales.

En esta situación, muchos Youtubers han impulsado por un cambio de paradigma, una manera distinta de comunicar, un cuestionamiento a una estructuras de gobierno más útiles para los ciudadanos, un reclamo por una mayor libertad del individuo en derecho fundamentales, y por último, una búsqueda de consenso y diálogo con los medios tradicionales y las estructuras del Estado para poder cambiar la situación de manera dialogada y conjunta, y no de la manera unidireccional con la que se ha venido trabajando hasta ahora.

Toda la sociedad ha podido observar que muchos de los argumentos expuestos por los Youtuber y creadores de contenido tienen una madurez sólida. YouTube no es ese lugar al que los medios tradicionales miraban por encima del hombro. YouTube es un lugar con un increíble potencial de creación y audiencias, con un nivel de pluralidad, diálogo, empatía y consenso mucho mayor que los medios tradicionales, que se ven obligados a seguir una línea editorial impuesta por corporaciones con mayor influencia en el país.

Y aunque YouTube también posee algunos rincones donde triunfa el odio hacia los demás, muchos son los creadores que pugnan por una sociedad mejor, y trabajan por ello al expresar infinidad de ideas posibles, provocando un enriquecimiento de ideas en una sociedad democrática.

Los creadores de contenido han llegado para quedarse. Han entrado totalmente en el terreno del medio tradicional y, si este no renueva su modelo, verá peligrar todo lo que ha construido.

En este contexto, y de manera individual, se puede comprender la dificultad que supone para un periodista de un medio tradicional competir con los nuevos creadores de contenido en la encarnizada guerra de las audiencias. Son muchas las limitaciones que una cadena o editorial pueden imponer a sus trabajadores, y vivir con miedo a un despido es una situación de tanta precariedad, hace que cualquiera luche con uñas y dientes para no perder su fuente de ingresos, llegando a defender lo indefendible, de todas las manera posibles.

Pero llegados a este punto, a los medios tradicionales solo les queda adaptarse a los nuevos tiempos. Vivir en sintonía con los nuevos medios. Las grandes empresas deberían saber que enterrar el hacha de guerra y tender la mano a los creadores de contenido puede ser una manera de recuperar la confianza de las personas de a pie.

Ya no solo porque la pluralidad de voces que aportan las nuevas redes es buena para una sociedad plural, sino porque la convivencia entre los medios es la clave para poder entender las mil y una caras de nuestra sociedad y que por ende, podamos llegar a una comunidad más tolerante y empática respecto a las ideas de otras personas (siempre que no sean de odio, por supuesto).


Para conocer más sobre el tema, podéis acudir al debate organizado en YouTube por los periodistas Iker Jiménez y Carmen Porter en #MilenioLive, que estando presentes en medios tradicionales y nuevos, buscan un consenso al debatir con creadores de contenido de diversas ideologías (Jordi Carrillo, Rocío Vidal, Víctor Domínguez y Roma Gallardo), coincidiendo todos ellos en promover un cambio hacia un modelo de comunicación más saludable para la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s